Headstand en yoga: beneficios, medidas de seguridad y práctica

El headstand, también conocido como la postura del rey, es una inversión avanzada en el yoga que implica poner el cuerpo boca abajo. Sin embargo, antes de intentar esta postura, tener en cuenta algunas medidas de seguridad y disfrutar del proceso. Según Asrael Zemenick, profesora de yoga, practicante de Ayurveda y consejera védica, lo más importante al practicar el headstand es divertirse. Explica que, al tratarse de una inversión, es una forma de restaurar el sistema nervioso y conectarse con la tierra. No se trata de esforzarse demasiado, sino de encontrar la relajación, la suavidad y la alegría en la postura. Tanto si eres principiante como si buscas perfeccionar tu práctica de headstand, hay muchas formas de mejorar tu nivel actual. Sigue leyendo para conocer algunos de los beneficios de hacer headstand, así como consejos de seguridad y práctica.

Índice
  1. Beneficios del headstand
  2. Medidas de seguridad
  3. Cómo hacer un headstand
  4. Cómo salir del headstand de forma segura
  5. Consejos prácticos
  6. ¿Por qué no puedo hacer headstand?
    1. Consultas habituales

Beneficios del headstand

El headstand ofrece muchos beneficios para la salud. Puede ayudar a:

  • Calmar la mente
  • Aliviar el estrés y la depresión
  • Activar las glándulas pituitaria y pineal
  • Estimular el sistema linfático
  • Fortalecer la parte superior del cuerpo, la columna vertebral y el núcleo
  • Mejorar la capacidad pulmonar
  • Estimular y fortalecer los órganos abdominales
  • Mejorar la digestión
  • Aliviar los síntomas de la menopausia
  • Prevenir dolores de cabeza

Medidas de seguridad

Además de los beneficios, el headstand también conlleva ciertos riesgos, como el dolor o las lesiones en el cuello, los hombros y la espalda. Por lo tanto, es importante seguir ciertas medidas de seguridad para practicarlo de forma segura. Esto implica tener la fuerza, la alineación y la flexibilidad necesarias. Estas son algunas recomendaciones de seguridad a seguir:

  • Trabaja con alguien que te apoye: Es recomendable trabajar con un profesor de yoga calificado, un experto en fitness o un amigo conocedor. Cuando estás boca abajo, es difícil comprobar tu alineación. Un compañero puede ayudarte a alinear correctamente tu cuerpo y brindarte apoyo durante la postura.
  • Utiliza una pared: Si te sientes inseguro o tienes miedo, puedes utilizar una pared para tener apoyo emocional. Sin embargo, es importante no depender demasiado de la pared y no apoyarte en ella en exceso.
  • Coloca mantas o cojines alrededor: A medida que progreses en tu práctica, puedes alejarte de la pared hasta poder hacer el headstand en el centro de la habitación. Si practicas en casa, coloca algunas mantas o cojines en el suelo alrededor de ti. De esta manera, si te caes, tendrás un aterrizaje suave.

Evita hacer headstand si tienes:

  • Problemas en el cuello, los hombros o la espalda
  • Problemas con la circulación sanguínea hacia la cabeza
  • Osteoporosis
  • Problemas cardíacos
  • Presión arterial alta o baja
  • Problemas oculares, como glaucoma

Las mujeres embarazadas deben evitar las inversiones a menos que practiquen bajo la supervisión de un profesor de yoga o ya tengan una práctica sólida de headstand. También se debe evitar el headstand y otras posturas de inversión durante la menstruación. Zemenick explica que no se recomienda hacer inversiones durante el ciclo menstrual, ya que reduce el flujo descendente en el cuerpo y puede alterar el flujo natural de la menstruación.

Cómo hacer un headstand

Antes de hacer un headstand, asegúrate de sentirte cómodo. Como señala Zemenick, lo más importante es que te relajes al hacerlo, ya que el propósito de la asana es relajar, calmar y suavizar el sistema nervioso. Recuerda conectarte con tu respiración y crear una base firme conectada a tu centro. Sigue estas instrucciones:

  1. Sitúate en la postura de Thunderbolt (Vajrasana).
  2. Coloca tus codos en el suelo, manteniendo la anchura adecuada al medir con las manos opuestas en la base interna de tus brazos superiores.
  3. Junta tus manos para crear una forma triangular con tus antebrazos.
  4. Entrelaza tus dedos, abriendo las palmas de las manos y los pulgares. Junta las puntas de tus dedos meñiques para tener una base más estable en la parte inferior de tus manos.
  5. Coloca la parte superior de tu cabeza en el suelo dentro de tus manos.
  6. Eleva tus caderas y estira tus piernas.
  7. Camina con los pies hacia tu cabeza, llevando tus caderas por encima de tus hombros.
  8. Lleva suavemente las rodillas hacia tu pecho y mantén esta posición durante 5 segundos.
  9. Estira lentamente las piernas.

Cómo salir del headstand de forma segura

Salir del headstand de manera controlada y lenta es igual de importante que entrar y mantener la postura. Utiliza tu fuerza y estabilidad para salir de la postura lentamente. Sigue estas instrucciones:

  1. Dobla lentamente las rodillas y acerca los tobillos hacia las caderas.
  2. Dobla las rodillas hacia el pecho. Mantén esta posición durante unos segundos.
  3. Baja suavemente los pies al suelo.
  4. Descansa en la postura del Niño (Balasana) durante unos momentos. Concéntrate en relajar y liberar la tensión del cuello, los hombros y la espalda.
  5. Siéntate en la postura de Thunderbolt o Héroe (Virasana). Desde aquí, puedes hacer una postura del Perro hacia abajo (Adho Mukha Svanasana), la postura del Conejo (Sasangasana) o la postura de la Vela (Sarvangasana).

Evita levantarte inmediatamente después de hacer un headstand. Si sientes que la sangre fluye hacia tu cabeza cuando te levantas, vuelve a bajar suavemente a una posición sentada o a la postura del Niño.

Consejos prácticos

Aquí tienes algunos consejos prácticos para mejorar tu práctica de headstand:

  • Asegúrate de no comprimir la cabeza y el cuello: La fuerza de tu cuerpo y de tu núcleo debe sostener el equilibrio y la estabilidad durante el headstand. Evita cualquier compresión en esta área de tu cuerpo. Si sientes que estás poniendo demasiado peso en la cabeza, presiona los brazos y lleva la energía de los codos hacia adentro para fortalecer tu base.
  • Activa tu núcleo: Mantén tu núcleo activo durante todo el tiempo, dibujando el ombligo hacia la columna vertebral y manteniendo tu cuerpo en alineación.
  • Encuentra el lugar correcto en la cabeza antes de apoyarla en el suelo: Para encontrar el lugar correcto en la parte superior de tu cabeza, coloca tu palma contra tu cara, comenzando desde la base de la palma en la parte superior de tu nariz. Presiona tu mano contra tu cabeza y tu dedo medio en la parte superior de tu cabeza. Aquí es donde tu cabeza tocará el suelo. Estimula esta área y practica colocando este punto en el suelo varias veces para familiarizarte con la sensación.
  • Fortalece tus brazos: Si quieres fortalecer tus brazos, puedes utilizar una correa de yoga. Esta resistencia ayuda a fortalecer los brazos y evita que los codos se abran. Simplemente coloca una correa por encima de los codos en la base de tus brazos superiores antes de hacer la postura.
  • Libera el miedo y la ansiedad: Recuerda que es natural experimentar algún tipo de miedo o ansiedad relacionado con el headstand. Zemenick dice: a veces las personas tienen mucho miedo de hacer headstands. comienza desde un espacio enraizado. de esta manera, incluso si hay nerviosismo o miedo sobre lo que va a suceder o si te vas a caer, te sientes conectado con tu centro. entonces automáticamente tienes más fuerza para apoyarte a ti mismo .

¿Por qué no puedo hacer headstand?

Si aún no puedes hacer el headstand, no te preocupes. Es una postura avanzada que requiere fuerza, equilibrio y flexibilidad. Algunas personas pueden necesitar más tiempo y práctica para desarrollar estas habilidades. Es importante escuchar a tu cuerpo y respetar sus límites. Siempre es recomendable practicar con un profesor de yoga calificado que pueda guiarte y brindarte apoyo durante tu proceso de aprendizaje.

Consultas habituales

  1. ¿Cuáles son los beneficios del headstand en yoga?
  2. ¿Cuáles son las medidas de seguridad para hacer el headstand?
  3. ¿Puedo utilizar una pared para apoyarme al hacer el headstand?
  4. ¿Qué debo evitar al hacer el headstand?
  5. ¿Es seguro hacer el headstand durante el embarazo?
  6. ¿Puedo hacer el headstand durante la menstruación?
  7. ¿Cómo puedo mejorar mi práctica de headstand?

El headstand es una postura desafiante pero gratificante en el yoga. Ofrece numerosos beneficios para la salud y puede fortalecer tanto el cuerpo como la mente. Sin embargo, es importante practicarlo con precaución y bajo la tutorial de un profesional. Si aún no puedes hacer el headstand, no te desanimes. Sigue practicando y escuchando a tu cuerpo. Con el tiempo y la dedicación, podrás lograr esta postura y disfrutar de sus beneficios.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Headstand en yoga: beneficios, medidas de seguridad y práctica puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información