Yoga en el primer trimestre del embarazo: poses a evitar

Si estás embarazada y practicas yoga, es importante que tengas en cuenta algunas poses que debes evitar durante el embarazo. Aunque el yoga es una forma de ejercicio altamente recomendada durante el embarazo, existen ciertas poses que pueden resultar peligrosas o incómodas para ti y tu bebé. En este artículo, desmitificaremos algunos conceptos erróneos y te proporcionaremos consejos sobre qué poses evitar durante el embarazo.

Índice
  1. ¿Por qué no puedes practicar yoga en el primer trimestre?
    1. ¿Cuáles son los hechos?
    2. ¿Es seguro hacer ejercicio y yoga en el primer trimestre?
  2. ¿Qué poses de yoga debes evitar en el primer trimestre?
  3. Consultas habituales
    1. ¿Puedo hacer yoga en el primer trimestre?
    2. ¿Qué poses de yoga debo evitar durante el embarazo?
    3. ¿Puedo hacer ejercicio durante el primer trimestre?

¿Por qué no puedes practicar yoga en el primer trimestre?

Si acabas de descubrir que estás embarazada, es posible que te preguntes si es seguro comenzar o continuar practicando yoga en tu primer trimestre. Según algunos estudios, se recomienda no practicar yoga antes de alcanzar el segundo trimestre del embarazo, es decir, antes de las 14 o 16 semanas de gestación.

La principal razón detrás de esta recomendación es que aproximadamente 1 de cada 4 mujeres experimentará un aborto espontáneo, y la mayoría de estos ocurren durante el primer trimestre. Aunque la gran mayoría de estos abortos espontáneos no están relacionados con el ejercicio físico o la práctica de yoga, los estudios y los instructores de yoga prefieren no correr el riesgo de ser asociados con un aborto espontáneo y, por lo tanto, limitan las clases a partir del segundo trimestre.

¿Cuáles son los hechos?

A pesar de esta precaución, no existe evidencia científica de que practicar yoga en el primer trimestre sea perjudicial para la madre o el bebé. Tanto el Servicio Nacional de Salud (NHS) como el Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos (RCOG) no mencionan el primer trimestre como un período de riesgo para el ejercicio físico durante el embarazo. De hecho, ambos recomiendan que las mujeres se mantengan activas durante todo el embarazo, siempre y cuando escuchen a su cuerpo y realicen las adaptaciones necesarias.

¿Es seguro hacer ejercicio y yoga en el primer trimestre?

A mi parecer, practicar yoga en el primer trimestre puede ser beneficioso y seguro, siempre y cuando se realice una práctica adaptada a esta etapa sensible del embarazo. El yoga puede ayudarte a lidiar con el agotamiento, las náuseas, el estrés y la ansiedad comunes en los primeros meses del embarazo. Además, brinda un espacio para procesar la noticia del embarazo y todas las transformaciones que están por venir.

En esta etapa, es recomendable enfocarse en prácticas suaves y restaurativas, especialmente si eres nueva en el yoga o si tienes baja energía. Algunas de las prácticas recomendadas incluyen:

  • Prácticas de enraizamiento y centrado, para desarrollar conciencia de los hábitos posturales y equilibrar las emociones cuando las hormonas están descontroladas.
  • Movimientos y estiramientos suaves en posición de cuatro patas, sentada o acostada, como la serie Pawanmuktasana.
  • Prácticas de respiración para calmar la mente y aumentar su capacidad.
  • Posturas restaurativas como la postura del niño con apoyo (usando un cojín para sostener el pecho) o las piernas apoyadas en la pared.
  • Relajación, Yoga Nidra e imágenes/visualizaciones y afirmaciones empoderadoras.

¿Qué poses de yoga debes evitar en el primer trimestre?

Si ya practicas yoga o estás familiarizada con esta disciplina, estas son algunas de las poses y prácticas que debes evitar durante el primer trimestre:

  • Cualquier pose que comprima el vientre, como las poses pronas (acostada boca abajo) como la cobra y la cara de perro hacia arriba, flexiones hacia adelante, torsiones cerradas y la postura del niño sin separar las rodillas. También recomiendo evitar sentarse en la postura del bastón (dandasana), ya que aún comprime el vientre inferior.
  • Inversiones suaves o intensas, las cuales probablemente no te resultarán agradables si tienes náuseas o te sientes mareada fácilmente.
  • Cualquier práctica de respiración que requiera contener la respiración. Cada respiración que tomas es una respiración para tu bebé, por lo que no quieres interrumpir el flujo de oxígeno hacia la placenta de ninguna manera.

Si deseas explorar estas prácticas de apoyo con más orientación, te recomiendo mi serie en línea bienvenida al primer trimestre, una serie de yoga prenatal de 3 semanas dedicada al primer trimestre del embarazo.

Si necesitas un apoyo más personalizado, no dudes en ponerte en contacto conmigo para obtener más información y discutir tus opciones.

¡No dejes que el primer trimestre te impida mantener tu cuerpo en movimiento y sentirte cómoda durante el embarazo!

Consultas habituales

¿Puedo hacer yoga en el primer trimestre?

Sí, puedes practicar yoga en el primer trimestre. No existe evidencia científica de que practicar yoga durante esta etapa sea perjudicial para ti o tu bebé. Sin embargo, es importante adaptar tu práctica a las necesidades y cambios de tu cuerpo durante el embarazo.

¿Qué poses de yoga debo evitar durante el embarazo?

Debes evitar poses que compriman el vientre, como las poses pronas (acostada boca abajo), flexiones hacia adelante, torsiones cerradas y la postura del niño sin separar las rodillas. También es recomendable evitar inversiones y prácticas de respiración que requieran contener la respiración.

¿Puedo hacer ejercicio durante el primer trimestre?

Sí, se recomienda que las mujeres se mantengan activas durante todo el embarazo, siempre y cuando escuchen a su cuerpo y realicen las adaptaciones necesarias. El ejercicio regular durante el embarazo puede tener muchos beneficios para la salud física y emocional de la madre y el bebé.

El yoga puede ser una práctica segura y beneficiosa durante el embarazo, incluido el primer trimestre. Sin embargo, es importante adaptar tu práctica a las necesidades y cambios de tu cuerpo. Evita poses que compriman el vientre y busca prácticas suaves y restaurativas que te ayuden a mantenerte en movimiento y sentirte cómoda durante esta etapa tan especial de tu vida.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga en el primer trimestre del embarazo: poses a evitar puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información