Rendición en el yoga: cómo practicarla y sus beneficios

El concepto de surrender o rendición es fundamental en la práctica del yoga. Aunque a menudo se habla de la importancia de la rendición en el camino espiritual, puede resultar difícil entender cómo llevarlo a cabo en la práctica. Es importante comprender que rendirse no significa vivir la vida de manera pasiva. Más bien, implica acercarse a la vida con una mente abierta y la capacidad de fluir con ella. Significa no etiquetar lo que sucede en nuestra vida y no reaccionar a todo lo que nos encontramos. Significa observar todo desde una conciencia elevada y sin juicios.

Al rendirnos, abrimos la puerta a la alegría, la satisfacción y la gratitud en nuestras vidas.

Índice
  1. Cómo practicar la rendición en el yoga
    1. Dejar ir el juicio
    2. Ser consciente del presente
    3. Relajarse físicamente
    4. Practicar Pratyahara
  2. ¿Cuál es la palabra sánscrita para rendición?
  3. ¿Qué es svadhyaya en el yoga?
  4. Consultas habituales sobre la rendición en el yoga

Cómo practicar la rendición en el yoga

A pesar de los beneficios de la rendición, muchos de nosotros encontramos difícil ceder a este estado de ser y soltar el control. Sin embargo, existen pasos que pueden ayudarnos a adentrarnos en la rendición de manera más accesible.

Dejar ir el juicio

Es fácil caer en el patrón de juzgar, tanto a nosotros mismos como a los demás. Es probable que hayamos juzgado cosas a lo largo de toda nuestra vida y probablemente ni siquiera nos damos cuenta. Reconozcamos cualquier juicio que surja durante el día y optemos por reemplazarlo con amabilidad y gentileza. Es probable que nos sintamos mucho más tranquilos si dejamos de aferrarnos a esos juicios.

Ser consciente del presente

Cuando nuestros pensamientos están en el futuro o en el pasado, no nos estamos rindiendo. A menudo tratamos de controlar y planificar en exceso con pensamientos futuros, o intentamos dar sentido a los errores con pensamientos pasados. Cuando nos encontramos atrapados en pensamientos que nos sacan del aquí y ahora, intentemos recurrir a una práctica que nos ayude a enfocarnos en el presente. Identifiquemos algo que veamos aquí y ahora. Anclemos nuestra atención en nuestra respiración. Inspirando. Expirando.

Relajarse físicamente

Cuando no podemos rendirnos, al tratar de controlar, al impacientarnos o al preocuparnos por los resultados, nuestro cuerpo escucha y reacciona físicamente. Observemos atentamente nuestro cuerpo a lo largo del día. ¿Tenemos los hombros tensos? ¿Tenemos los puños cerrados? ¿Estamos inquietos? Observemos conscientemente cómo nuestro cuerpo reacciona y respire en esos espacios. Digámonos a nosotros mismos que soltemos, inhalando tranquilidad y relajación.

Practicar Pratyahara

El quinto miembro de los ocho miembros del yoga se llama pratyahara. Este miembro se basa en retirar nuestros sentidos (vista, olfato, gusto, tacto y oído) de nuestro entorno y enfocarnos más claramente en nuestro yo interno. Puede sonar abstracto, pero en realidad puede ser bastante sencillo de practicar. Comencemos reduciendo cualquier estímulo a nuestro alrededor, silenciemos nuestro teléfono celular, apaguemos las luces, etc. Siéntemonos cómodamente en una silla. Cierremos los ojos y evitemos movernos durante unos minutos. Simplemente estemos en este estado elevado de conciencia. A través de la práctica de pratyahara, no reaccionamos al entorno que nos rodea. Salimos de un ciclo de reaccionar constantemente a cada estímulo que se cruza en nuestro camino, y simplemente podemos ser. Aquí, estamos mejor preparados para rendirnos a un estado de tranquilidad y paz interior.

Estos pasos harán que soltar sea más alcanzable y pronto comenzaremos a ver que la rendición abre las puertas a la relajación, la oportunidad, la alegría y la gratitud en nuestra vida. Cuando descansamos en la conciencia, nos sentimos enraizados, cuerdos y abiertos de corazón. Entonces, tenemos la oportunidad de aliviar el sufrimiento e iluminar la belleza de los demás y de nuestro entorno.

¿Cuál es la palabra sánscrita para rendición?

Ishvara Pranidhanat agrega una dimensión espiritual a nuestra práctica de yoga, recordándonos que hay más en nosotros que nuestros cuerpos.

Ishvara Pranidhanat es la conciencia de la divinidad que nos rodea y habita en nuestro interior.

La palabra sánscrita Ishvara significa la Inteligencia Suprema que impregna todo, lo cual permite que haya armonía y orden en la vida, lo cual hace posibles los movimientos de la vida. Ishvara es el Alma Suprema, la divinidad, la semilla eterna en todos los seres. Es el omnisciente, omnipresente, omnipotente, la presencia del ser.

La palabra sánscrita Pranidhanat significa rendición, soltar, devoción. El Yoga Sutra completo, capítulo II, verso 45 dice: samadhi siddhir ishvara pranidhanat; a través de la rendición total al alma suprema, se alcanza el samadhi.

Samadhi es la comunión del alma individual con el alma universal. La experiencia de Samadhi solo es posible cuando la mente está completamente tranquila, cuando nos rendimos y soltamos todos los pensamientos y nos sumergimos en la presencia del ahora. En el espacio tranquilo del ahora, la conciencia puede abrirse y experimentar una profunda conexión con la fuente de la vida, lo divino. Es posible que hayamos tenido experiencias de Samadhi en breves momentos. Con una práctica devota y consciente de yoga, esos momentos de Samadhi aumentan y se expanden gradualmente.

El proceso de aquietar la mente es el corazón y la esencia de la práctica del yoga. Suena simple, pero no es fácil. Después de 50 años practicando yoga, todavía encuentro desafiante detener el cháchara mental. Los momentos de silencio y Samadhi aumentan lentamente. ¡Quizás en otros 20 años de práctica estaré en total dicha!

Para aquietar la mente, primero necesitamos Tapas (disciplina) y Svadhyaya (observación). Cuando la mente está en silencio y la conciencia está abierta y receptiva, podemos rendirnos a la divinidad y experimentar una comunión con el núcleo de la vida.

Yoga significa unión. Es una unión entre el cuerpo, la mente y el alma eterna. Cuando entonamos el Aum al comienzo de algunas clases, estamos invocando al omnisciente, al omnipresente, al omnipotente en nuestro cuerpo, en nuestra práctica, en nuestra conciencia, recordándonos que hay más en nosotros que nuestros cuerpos.

Aum representa la esencia de todos los sonidos y la esencia de la vida. dicen que Aum fue el sonido que se creó a partir de la primera explosión del agujero negro al comienzo del universo...

Recientemente, los astrónomos han encontrado la galaxia más antigua en nuestro universo, a 13 mil millones de años luz de distancia. Como comparación, nuestra luna está a solo unos minutos de años luz de distancia. ¡Eso es lejísimos, eso es omnipotente!

Vimala Thakar dice en sus vislumbres del raja yoga : mientras hacemos esfuerzo, mientras entrenamos, mientras estudiamos, seamos conscientes de que hay un principio que impregna todo. tengamos una actitud de rendición hacia él, de lo contrario podríamos confundirnos como el dueño de nuestro cuerpo y el dueño del cosmos del universo.

Al final de nuestras clases de yoga, juntamos nuestras palmas frente a nuestro centro del corazón. Nos inclinamos y decimos namasté. La palabra sánscrita namasté significa que la luz divina en mí honra la luz divina en ti. Namasté nos recuerda que todos estamos interconectados, interrelacionados, somos seres interdependientes. Todos estamos aquí en la tierra juntos, necesitándonos unos a otros y siendo guiados y apoyados por la misma Inteligencia Suprema.

Vimala Thakar continúa diciendo que si solo practicamos tapas, autodisciplina, y svadhyaya, autoestudio, sin una conciencia de Ishvara, sin una conciencia de la presencia del Ishvara a nuestro alrededor y dentro de nosotros, entonces podemos volvemos muy arrogantes, muy centrados en nosotros mismos y aislados.

Debo admitir que mis primeros 25 años de práctica de yoga no tenían mucha conciencia de Ishvara Pranidhanat. Mi práctica de yoga se centraba en mí. Mi cuerpo, mis posturas, mi salud, mi bienestar, mi felicidad y plenitud.

Un cambio drástico en mi actitud ocurrió cuando Maya y David llegaron a nuestras vidas hace muchos años. Hubo un cambio repentino de yo a ellos, de tomar a dar y a una práctica continua de rendición y soltar. Tuve que soltar mi libertad, mi soledad, mis deportes al aire libre, mi práctica de yoga, mis clases de yoga, mis estudiantes de yoga, mi agenda, mis expectativas y mi sueño. En cambio, estuve muy presente, escuchando continuamente sus necesidades de comida, sueño, cambio de pañales, comodidad, abrazos, estimulación y juego. A medida que pasaron los años, tuve que estar completamente presente para sus cambiantes necesidades, brindándoles mi apoyo total, tiempo, orientación y amor.

No fue fácil, pero fue la experiencia más gratificante y espiritual para mí. David y Maya me ofrecen oportunidades diarias para practicar mis yamas y niyamas, las pautas yóguicas para una vida armoniosa. Maya y David me dieron comentarios honestos sobre mi viaje espiritual con ellos. Antes de tener hijos, solía pensar que estaba bastante iluminado; me di cuenta de que estaba lejos de eso, pero mejoré con mis dos tutorials honestos, año tras año.

El poder de soltar juega un papel importante en nuestra práctica de yoga. Los isquiotibiales y las flexiones hacia adelante son posturas que especialmente necesitan mucha rendición y soltar. Primero usamos Tapas, disciplinando la mente para enfocarnos en el equilibrio y la alineación saludable. Luego aplicamos Svadhyaya, reflexionando y observando las experiencias en los músculos y el cuerpo. Y por último, aplicamos Ishvara Pranidhanat, utilizando la respiración. La exhalación es la respiración de rendición y soltar. Al final de cada exhalación, nos detenemos durante unos segundos. En esa pausa, la mente se aquieta y se vuelve completamente presente. En ese espacio de silencio, podemos soltar y dejar ir las tensiones desde lo más profundo. Me gusta decirme a mí mismo el mantra confía y suelta cuando encuentro resistencia en una postura. También descubro que, mientras estoy en una postura de yoga al final de cada exhalación, durante una breve pausa, cuando mi mente está completamente tranquila y presente, puedo conectarme con una fuente más profunda que conoce el equilibrio puro, la armonía pura, la paz pura. Entonces, cuanto más damos con cada exhalación, más flexibilidad recibimos. da y recibirás.

Una vez, en un taller, un profesor senior nos hizo mantener nuestras posturas de pie durante el tiempo que necesitáramos individualmente y luego salir de la postura solo después de haber conectado con el espacio tranquilo interior. Es una buena manera de practicar nuestras posturas de yoga en nuestra esterilla en casa para agregar un sabor de Ishvara Pranidhanat a nuestra práctica.

Practicamos el poder de la rendición y soltar de manera concentrada durante la relajación, en Savasana. La palabra sánscrita Savasana significa la postura del cadáver. Cuando escuché la traducción por primera vez, no me invitó particularmente a recostarme y relajarme pensando en la muerte. Fue más tarde, al leer un texto iluminado que decía que solo al soltar la vida podemos realmente vivir, cuando la postura del cadáver cobró sentido y el nombre se volvió más atractivo. En Savasana, nos relajamos y soltamos nuestros miembros, nuestra columna vertebral, nuestros órganos internos, nuestra mente, nuestros pensamientos, nuestras resistencias y dirigimos nuestros órganos de percepción hacia adentro, hacia el núcleo de nuestro ser y descansamos en la tranquilidad que rodea el núcleo. Al soltar nuestro cuerpo externo, podemos conectarnos con nuestra alma eterna en el interior. Nuestros cuerpos son transitorios, pero el alma es eterna.

Swami Satchidananda dice en sus Yoga Sutras de Patanjali: ishvara pranidhanat es una vida de dedicación, de ofrecer todo al señor o a la humanidad. cuando queremos ofrecer algo a dios, ¿dónde y quién está él/ella? ¿dios está sentado en algún lugar esperando que le demos algo? dios creó el entorno a partir de sí mismo. el entorno en sí mismo es dios. todo lo que está fuera de nosotros es dios. cuando dedicamos nuestras vidas al beneficio de la humanidad y la naturaleza, nos hemos dedicado a dios. cualquier cosa que hagamos puede transformarse fácilmente en adoración a través de nuestra actitud.

Siguiendo los pensamientos de Satchidananda, viene a la mente la palabra gracia. Tocar con gracia, moverse con gracia, ayudar a los demás con gracia, cultivar el jardín con gracia, dar gracia a la comida que comemos, vivir con gracia. Agregar gracia a nuestras vidas es estar completamente presentes y conscientes en todas nuestras actividades, y dar conciencia, cuidado y respeto a la divinidad en todo.

Vivir en Japón durante cinco años me dio una visión de una cultura que cultiva activamente la gracia a través de sus prácticas de ceremonia del té, shodo (caligrafía) e ikebana (arreglo floral). Incluso vi esta gracia en los ofuros (baños públicos) al observar a las mujeres lavándose a sí mismas, a las madres lavando a los bebés, a los niños lavando a las abuelas con un toque suave y elegante, como si todos estuvieran lavando a Buda.

También podemos agregar gracia a nuestras posturas de yoga practicando con conciencia, cuidado y respeto por el alma eterna en nuestro interior. B.K.S. Iyengar dijo una vez: mi cuerpo es el templo de mi alma y las asanas son mis oraciones.

Ishvara Pranidhanat es una invitación a vivir en el presente, confiar en el universo y fluir con la vida. Es una rendición a algo más grande que nosotros mismos y una apertura a la gracia y la conexión con lo divino en todo lo que nos rodea.

Namasté.

¿Qué es svadhyaya en el yoga?

Svadhyaya es una de las prácticas esenciales del yoga que implica el estudio y la observación de uno mismo. La palabra sánscrita svadhyaya se compone de sva, que significa uno mismo y adhyaya, que significa estudio o lectura. En el contexto del yoga, svadhyaya se refiere a la introspección y el autoanálisis.

El svadhyaya puede tomar muchas formas, desde el estudio de textos sagrados y filosóficos hasta la observación de nuestros pensamientos, emociones y patrones de comportamiento. A través del svadhyaya, buscamos comprendernos a nosotros mismos en un nivel más profundo y desarrollar una mayor conciencia de nuestras acciones, palabras y pensamientos.

El svadhyaya nos invita a explorar nuestras motivaciones internas, nuestros valores y creencias, y a examinar cómo estas influencias afectan nuestra vida diaria y nuestras relaciones. Al observar y estudiar nuestros propios patrones y reacciones, podemos identificar áreas en las que podemos crecer y mejorar.

El svadhyaya también implica la práctica de la atención plena, que nos ayuda a estar presentes en el momento y a observar nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos. A través de la atención plena, podemos desarrollar una mayor autoconciencia y compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás.

El svadhyaya en el yoga es un proceso de autoestudio y reflexión que nos ayuda a profundizar nuestra comprensión de nosotros mismos y a cultivar una mayor conciencia en nuestras vidas.

Consultas habituales sobre la rendición en el yoga

  • ¿Es rendirse en el yoga lo mismo que rendirse en la vida?

    Si bien la rendición en el yoga y la rendición en la vida comparten similitudes, no son exactamente lo mismo. La rendición en el yoga se refiere a soltar el control y confiar en el proceso, mientras que la rendición en la vida implica aceptar y fluir con las circunstancias que se presentan. Ambas formas de rendición son poderosas y pueden conducir a una mayor paz y felicidad.

  • ¿Cómo puedo practicar la rendición en mi vida diaria?

    La práctica de la rendición en la vida diaria puede ser desafiante, pero es posible. Algunas formas de practicar la rendición incluyen soltar la necesidad de controlar todo, confiar en el proceso de la vida, dejar de lado las expectativas y aceptar las circunstancias tal como son. También es útil cultivar una actitud de gratitud y mantener la mente abierta a nuevas experiencias y oportunidades.

  • ¿Cuáles son los beneficios de la rendición en el yoga?

    La rendición en el yoga puede tener numerosos beneficios, como reducir el estrés y la ansiedad, mejorar la flexibilidad mental y emocional, promover la paz interior y la tranquilidad, y permitirnos fluir con mayor facilidad en la vida. Al soltar el control y confiar en el proceso, podemos experimentar una mayor alegría y satisfacción en nuestras vidas.

La rendición en el yoga es un concepto poderoso que nos invita a soltar el control, confiar en el proceso y fluir con la vida. A través de la práctica de la rendición, podemos experimentar una mayor paz interior, alegría y gratitud en nuestras vidas. Al dejar ir el juicio, estar conscientes del presente, relajarnos físicamente y practicar el autoestudio, nos abrimos a la posibilidad de una conexión más profunda con nosotros mismos y con lo divino en todo. La rendición en el yoga nos enseña a confiar en el flujo de la vida y a encontrar la paz en medio de la incertidumbre. Namasté.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Rendición en el yoga: cómo practicarla y sus beneficios puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información