Yoga y cáncer: beneficios y recomendaciones

El yoga es una antigua forma de ejercicio para el cuerpo y la mente que tiene como objetivo mejorar la fuerza, la flexibilidad y la respiración a través de una serie de posturas y movimientos. Es una filosofía para todo el cuerpo que comenzó hace más de 5,000 años en India. El yoga busca crear armonía entre la mente, el cuerpo y el espíritu para ayudarte a sentirte más tranquilo.

Índice
  1. ¿Qué es el yoga?
  2. Por qué las personas con cáncer practican yoga
  3. ¿En qué consiste?
  4. Efectos secundarios y precauciones
  5. Investigación sobre el yoga en el cuidado del cáncer
  6. Costo del yoga
  7. Encontrar un profesor de yoga
  8. Una palabra de precaución
  9. Organizaciones de yoga

¿Qué es el yoga?

El yoga es una forma antigua de ejercicio para el cuerpo y la mente. Tiene como objetivo mejorar la fuerza, la flexibilidad y la respiración a través de una serie de posturas y movimientos. Es una filosofía para todo el cuerpo que comenzó hace más de 5,000 años en India.

El yoga tiene como objetivo crear armonía entre la mente, el cuerpo y el espíritu para ayudarte a sentirte más tranquilo. Hay alrededor de 80 posturas principales que se pueden hacer de pie, de rodillas, sentado o acostado. Existen varios estilos diferentes de yoga, incluyendo Hatha, Iyengar y Ashtanga yoga. Algunas formas de yoga son bastante vigorosas, mientras que otras son más suaves y se centran más en la meditación y la respiración.

yoga and cancer - Se puede hacer yoga con cáncer de huesos

Los profesores de yoga afirman que las posturas:

  • Estimulan el sistema nervioso
  • Hacen que tus músculos y articulaciones sean más flexibles
  • Relajan tu mente y cuerpo

Por qué las personas con cáncer practican yoga

Al igual que con muchos tipos de terapias complementarias, una de las principales razones por las que las personas con cáncer practican yoga es porque les hace sentir bien. Los profesores de yoga lo promueven como una forma natural de ayudarte a relajarte y enfrentar el estrés, la ansiedad y la depresión.

En general, puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo y bienestar. Algunas personas con cáncer dicen que les ayuda a calmar su mente para que puedan enfrentar mejor su enfermedad. Otros dicen que ayuda a reducir los síntomas y efectos secundarios como el dolor, el cansancio, los problemas para dormir y la depresión. El yoga a veces puede ayudarte a moverte más rápidamente y con más facilidad después de una cirugía por cáncer.

¿En qué consiste?

Una sesión de yoga generalmente dura entre 60 y 90 minutos. Puedes asistir a clases grupales o ver a un profesor privado. Lo que involucre dependerá del estilo de yoga que elijas, pero generalmente harás una serie de posturas y ejercicios de respiración, que terminarán con un tiempo de relajación.

Usa ropa que te resulte fácil moverte y estirarte. Por lo general, necesitarás una esterilla antideslizante. Tu profesor puede proporcionarte una o puedes traer la tuya propia. Solo debes practicar yoga por tu cuenta en casa después de haber aprendido la forma segura y correcta de hacer las posturas. Podrías lesionarte si no las haces correctamente.

yoga and cancer - Qué tipo de yoga es bueno para los pacientes con cáncer

Efectos secundarios y precauciones

El yoga es generalmente muy seguro si se hace correctamente, bajo la instrucción de un profesor calificado. Los profesores calificados suelen recomendar las siguientes medidas de seguridad:

  • Permite al menos 2 horas después de comer antes de hacer yoga.
  • No hagas yoga solo en casa hasta que lo hayas practicado con un profesor calificado.
  • Informa a tu profesor acerca de cualquier problema médico que tengas, incluyendo problemas de espalda y articulaciones, antes de comenzar.
  • Detente y avisa a tu profesor si alguna postura te causa dolor.
  • Nunca intentes posturas difíciles, como la posición de cabeza y hombros, sin que un profesor calificado te muestre cómo hacerlo.
  • Las mujeres embarazadas o que tienen su periodo no deben practicar ciertas posturas. Tu profesor te dirá cuáles.
  • Bebe mucha agua después de cada clase.

Investigación sobre el yoga en el cuidado del cáncer

No hay evidencia científica que demuestre que el yoga puede curar o prevenir cualquier tipo de cáncer. Pero algunos estudios sugieren que podría ayudar a las personas con cáncer a sobrellevar los síntomas y efectos secundarios.

En 2017, una revisión de Cochrane analizó si el yoga podía mejorar la calidad de vida en personas con cáncer de mama. Incluyeron 24 estudios. La mayoría de los estudios eran pequeños, por lo que los resultados deben usarse con precaución. Encontraron que el yoga a veces puede ayudar con el sueño, el cansancio, la ansiedad y la depresión.

En marzo de 2010 se publicó una revisión de estudios sobre el yoga para pacientes con cáncer. Incluyó 10 ensayos. Encontraron que el yoga podría ayudar a reducir la ansiedad, la depresión, el cansancio y el estrés en algunos pacientes. Y mejoró la calidad del sueño, el estado de ánimo y el bienestar espiritual en algunas personas.

yoga and cancer - El yoga es bueno para las pacientes con cáncer de mama

Los autores del estudio dijeron que el yoga puede tener efectos positivos en el bienestar mental. Pero los resultados de la revisión deben usarse con precaución debido a algunas debilidades y diferencias en los estudios de investigación incluidos.

Un pequeño estudio en hombres con cáncer de próstata también notó una mejora en su calidad de vida y bienestar general cuando practicaban yoga regularmente.

Costo del yoga

Algunos centros de cáncer y hospitales en el Reino Unido ofrecen clases de yoga de forma gratuita. Pregunta si esto está disponible donde estás recibiendo tratamiento. Si no es así, es posible que puedan dirigirte a una organización voluntaria que lo haga o a bajo costo.

Es muy importante que tomes clases con un profesor calificado. Es posible que pagues entre £6 y £15 por una sesión grupal de 60 a 90 minutos. Las sesiones privadas pueden costar entre £30 y £60.

Comunícate con el British Council for Yoga Therapy para obtener una lista de organizaciones que pueden brindarte más información sobre los costos.

Encontrar un profesor de yoga

No hay una sola organización que regule a los profesores de yoga en el Reino Unido. No están obligados por ley a unirse a ninguna organización ni a recibir ningún entrenamiento específico. Pero muchos están registrados en una de las organizaciones mencionadas a continuación.

Comunícate con una organización de yoga y solicita una lista de centros y profesores de yoga en tu área. Es posible que desees hacerles estas preguntas:

  • ¿Cuántos años de entrenamiento has tenido?
  • ¿Cuánto tiempo llevas practicando?
  • ¿Tienes entrenamiento o experiencia en la enseñanza a personas con cáncer?
  • ¿Tienes seguro de responsabilidad civil? (en caso de negligencia)

Una palabra de precaución

Antes de comenzar cualquier práctica de yoga, asegúrate de informar a tu profesor de yoga sobre tu condición. Ellos pueden adaptar los ejercicios según tus necesidades. Es importante comenzar suavemente al principio para minimizar el riesgo de lesiones.

Organizaciones de yoga

Las organizaciones mencionadas a continuación pueden brindarte más información y detalles sobre los profesores de yoga en tu área.

Con toda esta información, puedes ver que el yoga puede ser beneficioso para las personas con cáncer. Siempre consulta a tu médico antes de comenzar cualquier nueva rutina de ejercicios y asegúrate de practicar yoga con un profesor calificado. ¡Disfruta de los beneficios físicos y mentales que el yoga puede ofrecerte!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga y cáncer: beneficios y recomendaciones puedes visitar la categoría Salud.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información