Yoga facing dog: significado y beneficios de esta pose

La postura del Yoga Facing Dog, también conocida como Adho Mukha Svanasana en sánscrito, es una asana de inversión que se practica comúnmente como parte de una secuencia fluida de poses, especialmente en el Saludo al Sol. Esta postura es ampliamente utilizada en el yoga moderno como ejercicio y tiene numerosos beneficios para el cuerpo y la mente.

Índice
  1. Origen y significado
  2. Descripción de la pose
  3. Variaciones y modificaciones
  4. Efectos y contraindicaciones
  5. El Yoga Facing Dog en la cultura
    1. Consultas habituales
    2. Tabla de beneficios

Origen y significado

El nombre de esta pose proviene de su similitud con la forma en que un perro estira su cuerpo al levantarse. En sánscrito, adho significa abajo, mukha significa cara, svana significa perro y asana significa postura o asiento. Esta pose no se encuentra en los textos de yoga hatha medievales, pero una postura similar llamada Gajāsana (postura del elefante) fue descrita en el siglo XVIII. Además, en la década de 1920, Bhawanrao Shriniwasrao Pant Pratinidhi popularizó y nombró la práctica del Surya Namaskar (Saludo al Sol), que incluye el Yoga Facing Dog en su secuencia de 12 posturas.

Descripción de la pose

La pose del Yoga Facing Dog se realiza colocando el cuerpo en una posición similar a la de un perro estirado. La cabeza se baja, tocando eventualmente el suelo, mientras el peso del cuerpo se apoya en las palmas de las manos y los pies. Los brazos se estiran hacia adelante, separados al ancho de los hombros, los pies están separados aproximadamente un pie, las piernas están estiradas y las caderas se levantan lo más alto posible.

La forma de acercarse a esta pose puede variar según las diferentes escuelas de yoga. Por ejemplo, en el yoga Iyengar se puede ingresar a la pose desde una posición prona, con las manos junto al pecho, estableciendo la distancia entre las manos y los pies. En otras escuelas como el Sivananda Yoga, la pose se practica como parte del Saludo al Sol, después de la Urdhva Mukha Shvanasana (postura del perro mirando hacia arriba) y levantando las caderas.

Variaciones y modificaciones

El Yoga Facing Dog es una pose restauradora para practicantes experimentados, pero puede ser difícil para principiantes. La pose se puede variar doblando las rodillas y levantando ligeramente los talones, apoyando los talones con una esterilla de yoga enrollada, bajando un antebrazo al suelo y extendiendo la otra mano hacia adelante, entre otras combinaciones. También se pueden utilizar diferentes accesorios como una correa o un cojín para apoyar la pose y hacerla más accesible.

Efectos y contraindicaciones

El Yoga Facing Dog tiene efectos positivos en el sistema musculoesquelético. Estira los músculos de los isquiotibiales y las pantorrillas en la parte posterior de las piernas y fortalece los hombros. En términos energéticos, se cree que esta pose activa los chakras Manipura y Ajna, ayudando a disipar el miedo y la inseguridad, y estimulando la percepción y la inspiración.

Si bien se ha aconsejado evitar la práctica del Yoga Facing Dog durante el embarazo en algunas fuentes populares, un estudio experimental realizado en mujeres embarazadas encontró que esta pose no tiene efectos perjudiciales en mujeres sanas entre las 35 y 37 semanas de embarazo. Los autores del estudio afirmaron que, contrario a lo que se creía anteriormente, el yoga es beneficioso para las mujeres embarazadas.

El Yoga Facing Dog en la cultura

El Yoga Facing Dog ha sido llamado merecidamente una de las poses de yoga más reconocidas y la pose de yoga por excelencia. Como resultado, esta pose a menudo se representa en películas, literatura y publicidad relacionada con el yoga. Incluso se ha utilizado en el nombre comercial de una computadora portátil plegable llamada yogλ. Además, se ha mencionado en diversas obras artísticas y literarias, como pinturas, novelas y programas de televisión.

Consultas habituales

  • ¿Cuáles son los beneficios del Yoga Facing Dog?
  • ¿Cómo se realiza correctamente el Yoga Facing Dog?
  • ¿Puedo practicar el Yoga Facing Dog durante el embarazo?
  • ¿Cuáles son las variaciones y modificaciones de esta pose?
  • ¿Qué chakras se activan durante la práctica del Yoga Facing Dog?

Tabla de beneficios

Beneficios físicos Beneficios mentales y emocionales Beneficios energéticos
Estiramiento de los isquiotibiales y las pantorrillas Alivio del estrés y la ansiedad Activación de los chakras Manipura y Ajna
Fortalecimiento de los hombros Mejora de la concentración y la claridad mental Estimulación de la percepción y la inspiración

El Yoga Facing Dog es una pose versátil y beneficiosa que se practica ampliamente en el yoga moderno. Con su estiramiento profundo y fortalecimiento en diferentes partes del cuerpo, así como su impacto en los aspectos mentales y energéticos, esta pose es un elemento clave en cualquier práctica de yoga.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga facing dog: significado y beneficios de esta pose puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información