Yoga para el sii: alivio y bienestar para tus intestinos

El síndrome del intestino irritable (SII) puede ser un desafío constante. El dolor abdominal impredecible y los movimientos intestinales irregulares interrumpen las actividades diarias más simples, desde las obligaciones laborales hasta los compromisos sociales. Mientras que los tratamientos convencionales se centran en medicamentos y ajustes dietéticos, muchas personas recurren a enfoques holísticos para encontrar alivio. Entre ellos, el yoga puede ser una herramienta potente para aliviar los síntomas del SII y promover una sensación de bienestar. Sumérgete en el poder transformador de las posturas de yoga y cómo pueden brindar el alivio tan necesario a tus intestinos.

https://www.youtube.com/watch?v=ikVI3vcMKck

Índice
  1. Comprender el SII y sus síntomas
  2. Posturas de yoga para probar
    1. Torsión sentada (Ardha Matsyendrasana)
    2. Postura de la vaca y el gato (Marjaryasana-Bitilasana)
    3. Postura del niño (Balasana)
    4. Postura del puente (Setu Bandhasana)
    5. Postura del cadáver (Savasana)

Comprender el SII y sus síntomas

El síndrome del intestino irritable es una afección gastrointestinal crónica que afecta a millones de personas en todo el entorno. Se clasifica como un trastorno de la interacción cerebro-intestino (DGBI, por sus siglas en inglés). Esto significa que el cerebro y los intestinos no están comunicándose de manera efectiva.

Los síntomas del síndrome del intestino irritable varían de una persona a otra, pero los más comunes incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Gases
  • Hinchazón
  • Estreñimiento
  • Diarrea

Comprender la naturaleza del SII y sus síntomas es esencial para buscar orientación médica adecuada y realizar ajustes en el estilo de vida para manejar la afección de manera efectiva.

Posturas de yoga para probar

Incorporar posturas de yoga específicas a tu rutina puede beneficiar increíblemente al sistema digestivo. Las siguientes posturas de yoga pueden ayudar a aliviar los síntomas del SII y promover la salud del sistema digestivo en general:

Torsión sentada (Ardha Matsyendrasana)

Esta postura de torsión suave ayuda a estimular la digestión y aliviar los síntomas asociados con el SII. Al torcer la región abdominal, se proporciona un suave masaje a los órganos internos, incluidos los intestinos, lo que puede ayudar a regular los movimientos intestinales y aliviar el estreñimiento o la hinchazón.

Comienza sentándote en el suelo con las piernas extendidas. Cruza la pierna derecha sobre la izquierda y coloca la mano izquierda detrás de ti para obtener apoyo. Gira el torso hacia la izquierda, colocando la mano derecha en la rodilla izquierda. Mantén la postura durante 30 segundos a 1 minuto, respirando profundamente. Repite en el otro lado cruzando la pierna izquierda sobre la rodilla derecha y girando hacia la derecha.

Postura de la vaca y el gato (Marjaryasana-Bitilasana)

Esta postura implica movimientos suaves y rítmicos de la columna vertebral, que ayudan a estimular la digestión y pueden aliviar los síntomas del SII. La postura de la vaca y el gato alterna entre arquear la espalda hacia arriba (postura de la vaca) y redondear la espalda hacia abajo (postura del gato), masajeando eficazmente la región abdominal y fomentando una motilidad intestinal saludable.

Comienza a cuatro patas con las manos colocadas debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Inhala y deja caer suavemente el vientre hacia el suelo, arqueando la espalda y levantando la cabeza, creando una suave flexión hacia atrás. Exhala y redondea la columna hacia arriba, metiendo la barbilla hacia el pecho y activando los músculos abdominales. Fluye entre estas dos posiciones, repitiendo los movimientos durante varios respiraciones.

Postura del niño (Balasana)

Esta postura suave ayuda a calmar la mente y relajar el cuerpo. La postura del niño proporciona una suave compresión a la región abdominal, promoviendo la relajación y aliviando la tensión en los intestinos.

Comienza arrodillado en el suelo con las rodillas separadas al ancho de las caderas. Siéntate sobre los talones y baja lentamente el torso, doblando hacia adelante desde las caderas. Extiende los brazos hacia adelante, dejándolos descansar en el suelo frente a ti con las palmas hacia abajo. A medida que te inclinas hacia adelante, apoya suavemente la frente en la esterilla o gira la cabeza hacia un lado, lo que sea más cómodo. Relaja los hombros, libera la tensión y deja que tu cuerpo se hunda en la postura. Respira profundamente, enfocándote en la expansión de tu espalda y la relajación de todo tu cuerpo. Mantén esta posición durante el tiempo que te resulte cómodo.

Postura del puente (Setu Bandhasana)

Esta postura de retroflexión ayuda a estimular el sistema digestivo y aliviar los síntomas del SII. Al levantar la pelvis y arquear la columna vertebral, la postura del puente masajea suavemente los órganos abdominales, mejorando la digestión y promoviendo la regularidad intestinal. La postura del puente abre el pecho, aumenta la capacidad pulmonar y fomenta la respiración profunda, activando el sistema nervioso parasimpático y calmando el sistema digestivo.

Acuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo, separados al ancho de las caderas. Coloca los brazos a lo largo del cuerpo, con las palmas hacia abajo. Inhala profundamente y, al exhalar lentamente, presiona los pies en el suelo, activando los glúteos y levantando las caderas del suelo. Mantén los muslos y los pies paralelos entre sí. Entrelaza los dedos debajo del cuerpo y gira los hombros para abrir el pecho. Si es más cómodo, puedes mantener las manos apoyadas en el suelo en su lugar. Mantén la postura durante varias respiraciones profundas, manteniendo un ritmo constante.

Postura del cadáver (Savasana)

Esta postura relaja por completo el cuerpo y la mente, fomentando un descanso profundo y rejuvenecedor. El estrés y la ansiedad a menudo exacerban los síntomas del SII, y Savasana ayuda a reducir estos factores. Acostarse boca arriba con los brazos y las piernas extendidos permite que el cuerpo se relaje por completo y libere tensión. Esta postura promueve un estado de calma y relajación, reduciendo los niveles de estrés y promoviendo una mejor digestión.

Es esencial consultar con un profesional de yoga capacitado o un médico antes de comenzar tu práctica de yoga. Ellos pueden brindar sugerencias personalizadas para tu condición, objetivos y nivel de condición física. Su experiencia garantizará que enfoques el yoga para el SII de manera que maximice sus beneficios y minimice cualquier riesgo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga para el sii: alivio y bienestar para tus intestinos puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información