Yoga para la epilepsia: controla los ataques con nadi shodhana pranayama

La epilepsia es un trastorno neurológico que afecta a millones de personas en todo el entorno. Se caracteriza por la aparición de convulsiones recurrentes debido a una actividad eléctrica anormal en el cerebro. Si bien existen tratamientos médicos disponibles para controlar la epilepsia, también se ha descubierto que el yoga puede ser una práctica beneficiosa para reducir los ataques epilépticos y mejorar la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad.

Índice
  1. Pranayama para controlar la epilepsia
  2. La importancia de la respiración adecuada
  3. La respiración y la función cerebral
  4. La respiración alterna de las fosas nasales
  5. ¿Qué cambios puede causar la práctica de pranayama en el cerebro/mente de las personas?
  6. Cómo practicar Nadi Shodhana Pranayama:
    1. Instrucciones detalladas:
  7. Beneficios para la salud de Nadi Shodhana

Pranayama para controlar la epilepsia

El pranayama es una técnica de respiración basada en el yoga que tiene miles de años de antigüedad. El Nadi Shodhana Pranayama, también conocido como Respiración Alterna de las Fosas Nasales, puede tener un impacto positivo en el sistema nervioso y ayudar a controlar los ataques epilépticos. Esta práctica es simple y efectiva, y puede ser utilizada para calmar la mente y encontrar paz interior.

Según documentos escritos y orales que datan de hace siglos, es posible controlar los ataques epilépticos con la práctica de pranayama. El Nadi Shodhana Pranayama es considerado un elixir para la paz mental y el autocontrol. La inhalación y exhalación ocurren de forma automática para todos, es un proceso autopropulsado. Nuestro cuerpo tiene nueve aberturas para transmitir los sentidos y realizar el trabajo real, pero de esas nueve, la nariz es la abertura central a través de la cual respiramos. Si el proceso de respiración se regulariza, puede ayudar a reducir los ataques que se producen debido al miedo, la inseguridad, los malentendidos o los problemas mentales.

La importancia de la respiración adecuada

La base de todo esto es una respiración adecuada, que consiste principalmente en la respiración abdominal. Una respiración adecuada calma los nervios, mejora el apetito, estimula el sistema digestivo y resulta en un sueño reparador. Si no hay suficiente suministro de oxígeno, la circulación sanguínea se ralentiza y las sustancias tóxicas permanecen en el cuerpo en lugar de ser eliminadas a través de la exhalación. Esto puede dañar los pulmones, el estómago, el hígado y, lo más importante, el cerebro. La piel se volverá pálida, la digestión será lenta, el corazón se desacelerará y el cerebro se volverá opaco, los pensamientos estarán confusos y la depresión se instalará en el alma. Es imposible para una persona que trabaja encorvada respirar profundamente.

La mayoría de las personas no respiran con suficiente eficiencia. Cuando nacemos, seguimos inmediatamente la respiración abdominal, que se convierte en una respiración corta cuando somos adultos jóvenes. El estrés provoca que los músculos del abdomen se tensen, lo que no proporciona espacio para una respiración equilibrada y saludable.

Muchas personas respiran de manera superficial, inhalan durante un tiempo demasiado corto y no inhalan suficiente aire. Si respiramos de manera deficiente, innumerables sustancias quedan atrapadas en el cuerpo en forma de ácidos porque no hay suficiente oxígeno para quemarlas. Además, la falta de oxígeno en los tejidos conduce a una mayor formación de ácido y, por lo tanto, a una mayor acidificación. Una ayuda práctica es prestar atención a exhalar el aire de manera más intensa de manera consciente.

Cuando comienzas a ser consciente y a cambiar tu respiración, tu cuerpo responderá maravillosamente e iniciará diversos procesos de autocuración. La respiración abdominal calma, fortalece, permite que fluya más oxígeno, es beneficiosa para nuestro cuerpo y modifica positivamente nuestro entorno emocional.

La respiración y la función cerebral

También podemos utilizar nuestra respiración para afectar nuestra función cerebral. Si estudiamos nuestro cuerpo y nuestra respiración detenidamente, nos puede mostrar qué parte de nuestro sistema nervioso está más activa (dominante) en ese momento y nos permite actuar en consecuencia.

Existe un llamado ciclo nasal, que es regulado por el sistema nervioso central. Esto significa que hay períodos en los que podemos respirar más rápidamente a través de la fosa nasal izquierda y períodos en los que podemos respirar más rápidamente a través de la fosa nasal derecha. Esto está relacionado con la dominancia de los hemisferios cerebrales, como lo demuestran los registros del EEG.

Estos hallazgos provienen de varios estudios que abordan la estimulación selectiva de los hemisferios en el estudio de la respiración alternativa.

La respiración alterna de las fosas nasales

El Nadi Shodhana Pranayama es una técnica de respiración que purifica la energía y los canales nerviosos del cuerpo sutil y físico. El punto de esta respiración es que solo se respira a través de una fosa nasal a la vez. Se cierra una fosa nasal con el dedo, mientras que la otra se deja libre y se respira a través de ella.

Después de solo unos minutos, se puede experimentar el efecto armonizador físico-mental de la respiración alterna de las fosas nasales.

Podemos equilibrar de forma natural los dos hemisferios del cerebro a través de la respiración por las fosas nasales izquierda y derecha de manera alternada. La respiración por la fosa nasal izquierda ayuda a la relajación, mientras que la exhalación e inhalación a través de la fosa nasal derecha tienen un efecto estimulante y ayudan a la concentración. Aquellos que respiran principalmente a través de la fosa nasal derecha estimulan el sistema nervioso simpático, lo que conduce a una presión arterial alta.

¿Qué cambios puede causar la práctica de pranayama en el cerebro/mente de las personas?

Con una mayor actividad en el hemisferio derecho, podemos respirar más fácilmente a través de la fosa nasal izquierda. Cuando respiramos por la fosa nasal izquierda, estimulamos el hemisferio derecho del cerebro y fortalecemos la función del sistema nervioso parasimpático. Esto está relacionado con una disminución de la frecuencia cardíaca (el esfuerzo en el corazón será mayor porque se comprime más sangre a través del corazón por latido). Con una mayor actividad en el hemisferio izquierdo, podemos respirar más fácilmente a través de la fosa nasal derecha. Cuando respiramos por la fosa nasal derecha, estimulamos el hemisferio izquierdo del cerebro y fortalecemos la función del sistema nervioso simpático. Como resultado, la frecuencia cardíaca aumenta, la presión arterial se eleva, el consumo de oxígeno del cuerpo aumenta, los vasos sanguíneos de la piel se contraen y se mantiene la temperatura corporal (esto explica por qué los yoguis toleran condiciones climáticas extremas). Con esto, podemos influir en los diferentes centros cerebrales a través del esfuerzo consciente. Podemos aumentar nuestra percepción de energía física y mental, despertar sentimientos de alerta y entusiasmo para crear un estado de ánimo positivo. Con la respiración alterna de las fosas nasales, podemos ralentizar el ritmo cardíaco. Al hacerlo, le damos a nuestro corazón la oportunidad de descansar un poco más de lo habitual después de dos contracciones consecutivas. Esto permite que fluya más sangre hacia el corazón y que se contraiga con mayor fuerza, fortaleciendo el músculo cardíaco y manteniendo un buen estado de salud.

Cómo practicar Nadi Shodhana Pranayama:

El Nadi Shodhana Pranayama debe practicarse diariamente con el estómago vacío temprano en la mañana. Lo ideal es que los intestinos estén vacíos y la boca y el cuerpo estén limpios.

Instrucciones detalladas:

  1. Siéntate cómodamente. Tus caderas deben estar perpendiculares al suelo.
  2. Toma la postura de Vishnu mudra colocando el pulgar de la mano derecha en la fosa nasal derecha y el dedo anular y meñique en el lado izquierdo.
  3. Exhala, luego cierra la fosa nasal derecha con el pulgar e inhala a través de la fosa nasal izquierda.
  4. Libera la presión en la fosa nasal derecha y exhala.
  5. Presiona la fosa nasal izquierda con el dedo anular e inhala a través de la fosa nasal derecha.
  6. Libera la fosa nasal izquierda y exhala.
  7. Esto completa un ciclo completo.
  8. Repite de 10 a 12 ciclos.
  9. Cierra los ojos y respira profundamente a través de ambas fosas nasales antes de finalizar la sesión. También puedes agregar algo de meditación después de esta rutina de respiración. Trata de evitar comer algo durante al menos 30 minutos después de cualquier sesión de yoga o pranayama.

Enfócate completamente en tu respiración. Respira completamente, siempre a través de tu nariz, enfocándote en la exhalación. Permite que la inhalación ocurra por sí misma.

En cuanto a cuándo evitar la práctica de Nadi Shodhana Pranayama, debes tener en cuenta lo siguiente:

  • No practiques Nadi Shodhana Pranayama durante un resfriado, fiebre o gripe.
  • No lo practiques durante la menstruación.
  • No lo practiques si tienes los senos nasales bloqueados.
  • No lo practiques con el estómago lleno.
  • Aquellos con problemas cardíacos, alta ansiedad o nerviosismo no deben practicar Nadi Shodhana con retenciones.

Beneficios para la salud de Nadi Shodhana

  • Equilibra los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro.
  • Mejora la orientación espacial y la memoria espacial (fosa nasal izquierda).
  • Mejora la expresión verbal (fosa nasal derecha).
  • Afina los cinco sentidos.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Rejuvenece los tejidos del cuerpo al introducir oxígeno fresco en cada célula.
  • Rejuvenece la mente; aumenta la concentración, el intelecto y la memoria.
  • Equilibra la presión arterial.
  • Calma, purifica y fortalece todo el sistema nervioso.
  • Equilibra los lados derecho e izquierdo del cerebro.
  • Equilibra la mente y las emociones.
  • Elimina la constricción y obstrucción en los canales.
  • Armoniza y equilibra los canales izquierdo y derecho del cuerpo.

El Nadi Shodhana restaura los hábitos de respiración incorrectos. El ejercicio proporciona al cuerpo la cantidad adecuada de oxígeno y elimina de manera efectiva el dióxido de carbono y las toxinas de la sangre. Equilibra y estimula el funcionamiento de los hemisferios cerebrales. Alivia el estrés y la ansiedad.

El yoga, y en particular la práctica de Nadi Shodhana Pranayama, puede ser una herramienta útil para controlar los ataques epilépticos y mejorar la calidad de vida de las personas que padecen epilepsia. La respiración adecuada y consciente puede tener un impacto positivo en el sistema nervioso y ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, factores que pueden desencadenar los ataques epilépticos. Sin embargo, es importante recordar que el yoga y el pranayama son complementarios a los tratamientos médicos y no deben reemplazarlos. Si padeces epilepsia, consulta siempre a tu médico antes de comenzar cualquier práctica de yoga o pranayama.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga para la epilepsia: controla los ataques con nadi shodhana pranayama puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información