Yoga para la salud del corazón: posturas y beneficios

El yoga es una disciplina ancestral que implica mantener y alternar entre varias posturas o poses. El yoga se enfoca en desarrollar flexibilidad y fuerza, y también utiliza técnicas de respiración y meditación para mejorar la salud en general. A través de una mejor circulación sanguínea, el yoga también mejora la salud del corazón. Puede ayudar a reducir el riesgo de hipertensión, accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. La práctica regular de yoga puede ayudar a disminuir la presión arterial, el colesterol, los niveles de glucosa en sangre y la frecuencia cardíaca. A continuación, compartiremos posturas de yoga específicas que podrían ayudar a mejorar la salud cardiovascular.

Índice
  1. 6 Asanas de yoga que mejorarán tu salud del corazón:
    1. Vrikshasana (Postura del árbol)
    2. Bhujangasana (Postura de la cobra)
    3. Utkatasana (Postura de la silla)
    4. Tadasana (Postura de la montaña)
    5. Adho Mukho Svanasana (Postura del perro boca abajo)
    6. Trikonasana (Postura del triángulo)
  2. ¿Es el yoga bueno para el corazón?
  3. ¿Cuál es el mejor yoga para las palpitaciones del corazón?
  4. ¿Cuál pranayama es bueno para la salud del corazón?
  5. Cómo practicar Pranayama

6 Asanas de yoga que mejorarán tu salud del corazón:

Vrikshasana (Postura del árbol)

- Párate erguido.

- Levanta los brazos y estíralos hacia el techo.

- Levanta una de tus piernas y coloca el pie en el muslo de la otra pierna.

- Puedes apoyar el pie derecho en la rodilla izquierda en el costado o en cualquier lugar desde allí hasta el muslo.

- Idealmente, tu pie debería estar lo más alto posible en tu muslo.

- Mantén esta posición durante 30 segundos y repite un mínimo de 4-5 veces.

Bhujangasana (Postura de la cobra)

- Acuéstate boca abajo en el suelo.

- Coloca las palmas de tus manos a los lados y levanta lentamente tu torso.

- En este punto, las únicas partes del cuerpo que tocan el suelo deben ser las palmas de las manos y la parte inferior del cuerpo.

- Mantén esta posición durante 30 segundos y luego relaja.

- Repite de 3 a 4 veces al día.

Utkatasana (Postura de la silla)

- Para esta postura, debes realizar una sentadilla.

- Agáchate como si fueras a sentarte en una silla.

- En este punto, levanta los brazos y mantenlos rectos hacia el techo.

- Mantén esta posición durante 30 segundos y repite un mínimo de 4-5 veces.

Tadasana (Postura de la montaña)

- Párate erguido con las piernas a la misma distancia que tus hombros.

- Levanta las manos hacia el techo.

- Abre las palmas y estírate lo más alto posible.

- En este punto, une las manos y entrelaza los dedos haciendo que las palmas miren hacia el techo.

- Se recomienda mirar hacia arriba.

- Mantén este estiramiento durante 10 segundos y repite de 3 a 5 veces.

Adho Mukho Svanasana (Postura del perro boca abajo)

- Acuéstate boca abajo en el suelo.

- Levanta lentamente tu torso y forma una estructura similar a una montaña con tu cuerpo.

- Tus palmas deben estar más separadas y extendidas hacia afuera (en comparación con tus hombros).

- Por otro lado, tus pies deben estar juntos.

- En este punto, las únicas partes del cuerpo que tocan el suelo deben ser las palmas de las manos y los pies.

- Tu cara debe estar mirando hacia adentro y hacia abajo, al mismo ángulo que los brazos.

- Tu cuerpo debe formar un triángulo (tus manos, caderas y pies son las esquinas).

- Mantén esta posición durante unos segundos y repite al menos 10 veces.

Trikonasana (Postura del triángulo)

- Mira hacia adelante y coloca los pies cómodamente separados en una superficie nivelada.

- Tu pie derecho debe estar mirando hacia afuera con el talón hacia adentro.

- Los talones deben estar paralelos entre sí.

- Respira profundamente y dobla el torso hacia la derecha en la cadera mientras estiras el brazo izquierdo.

- Mientras esperas, puedes colocar la mano derecha en cualquier lugar donde te sientas cómodo, como el tobillo, la espinilla o incluso la esterilla.

- Puedes mirar hacia arriba a tu palma izquierda si te resulta cómodo, manteniendo la cabeza alineada con el torso.

- Permite que el cuerpo se relaje un poco más con cada respiración y repite 10 veces cada lado.

Incorporar estas posturas de yoga a tu rutina de ejercicios te ayudará a mejorar la salud de tu corazón y promoverá una mejor salud en general.

¿Es el yoga bueno para el corazón?

Sí, el yoga es bueno para el corazón. A través de la práctica regular de yoga, puedes mejorar la salud cardiovascular. El yoga ayuda a reducir la presión arterial, el colesterol, los niveles de glucosa en sangre y la frecuencia cardíaca. También puede ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y otras afecciones cardiovasculares. El yoga es una forma efectiva y natural de cuidar y fortalecer tu corazón.

¿Cuál es el mejor yoga para las palpitaciones del corazón?

Si experimentas palpitaciones del corazón, es importante consultar a un médico para un diagnóstico adecuado. Sin embargo, el yoga puede ser beneficioso para las palpitaciones del corazón. El yoga enfatiza la relajación, la respiración profunda y la reducción del estrés, lo que puede ayudar a regular el ritmo cardíaco y reducir las palpitaciones. Las posturas de yoga que promueven la relajación y la calma, como la postura del niño y la postura del perro boca abajo, pueden ser especialmente útiles para las personas que experimentan palpitaciones del corazón.

¿Cuál pranayama es bueno para la salud del corazón?

El pranayama, o control de la respiración, es una parte importante del yoga que puede beneficiar la salud del corazón. Algunas técnicas de pranayama que se consideran beneficiosas para la salud del corazón son:

  • Nadishodhan o Anulom Vilom: Respiración alterna de las fosas nasales.
  • Bhramari: Respiración zumbante como una abeja.
  • Ujjayi: Respiración calmante.
  • Sheetali: Respiración refrescante.

Estas técnicas de respiración pueden ayudar a reducir el estrés, regular el ritmo cardíaco y promover la relajación, lo que a su vez puede beneficiar la salud del corazón.

Cómo practicar Pranayama

Cuando comiences con el pranayama, la respiración debe ser lenta y constante, inhalando y exhalando por la nariz y llevando el aire hasta el vientre. Siempre siéntate con la columna recta y el cuerpo relajado. Comienza con una inhalación normal y una exhalación suave y profunda. No intentes retener la respiración hasta que hayas logrado una inhalación y exhalación suaves y suaves. Deja que los ojos estén suaves o cerrados durante tu práctica.

El yoga y el pranayama han demostrado ser beneficiosos para la salud del corazón. Estas prácticas pueden ayudar a reducir el estrés, regular el ritmo cardíaco, mejorar la circulación y promover una mejor salud en general. Sin embargo, es importante recordar que el yoga y el pranayama no son un sustituto del tratamiento médico adecuado. Si tienes alguna preocupación sobre tu salud cardiovascular, siempre es recomendable consultar a un médico.

Descargo de responsabilidad: Este contenido, incluidos los consejos, proporciona información genérica únicamente. De ninguna manera sustituye la opinión médica calificada. Siempre consulta a un especialista o a tu propio médico para obtener más información. NDTV no se hace responsable de esta información.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Yoga para la salud del corazón: posturas y beneficios puedes visitar la categoría Yoga en General.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos y servicios personalizados a través del análisis de la navegación. Acéptalas o configura sus preferencias. Mas información